Serena, la más grande

| 2 Comments

Querida Julia:

Tienes seis años y aún no has jugado al tenis. Mal asunto para mi legítima ambición de hacer de ti una gran campeona… y una máquina de hacer dinero que acabase con mis desvelos de tipo económico. Es broma, ya lo sabes: siempre he visto con un deje de tristeza a esas muñecas convertidas en potenciales ganadoras en el mundo del tenis; aspirantes a ganar títulos y mucho dinero, para mayor gloria de sus padres. La gran mayoría de estos proyectos acaban en nada, pero incluso hay bastantes casos en los que la cosa acaba mal, en los aspectos familiar y personal, pese a alcanzar el éxito deportivo la niña: familias destrozadas, malos tratos, órdenes de alejamiento, niñas rotas al llegar a la edad adulta… una pena de carreras.

Pienso en esto mientras veo la final del maravilloso Abierto de Australia de tenis. La juegan las hermanas Williams, Venus y Serena, que surgieron del frío (empezaron a practicar el tenis en pistas públicas) para llegar al éxito rotundo y cambiar la situación económica de sus padres… ahora separados, en fin. La final no ha sido bonita, ha sido más bien insulsa y, como han coincidido en destacar varios analistas del tenis, sin duda lo más emotivo (o lo único emotivo) ha llegado tras el último punto: el que ha dado paso al abrazo sincero entre las dos hermanas; el que deja a Serena, campeona del torneo sin ceder un set, como la más grande de la Era Open en el tenis, al menos en títulos: ya tiene 23 torneos del Grand Slam, uno más que la alemana Steffi Graf.

No soy neutral al hablar de Serena, ya te conté en este mismo blog que para mí es la tenista redonda: si la perfección en el tenis existe, es Serena. Ahora alguien me dirá que hace años entre 1960 y 1970) una jugadora australiana llamada Margaret Court ganó 24 títulos del Grand Slam… en individuales, que la muchacha también arrasaba en dobles y en dobles mixtos. El enorme mérito de Margaret Court está ahí y no hay quien lo mueva; y yo siempre he sentido especial debilidad por los pioneros, en cualquier deporte. Pero de lo que no debe quedar duda es que en 1960 la situación del tenis era muy diferente; por ejemplo, Margaret ganó once de sus 24 ‘grandes’ en Australia. ¿Cuántas jugadoras europeas y americanas viajaban entonces hasta allí para jugar el torneo? No sé responder la pregunta con exactitud, pero creo que muy pocas.

La situación ha dado un vuelco: las mejores del mundo juegan cada año en Australia, y en París, y en Londres y en Nueva Cork. Acuden todas… y al final suele ganar Serena, una jugadora de la que podría decirse, amoldando el mensaje publicitario, que la potencia con control sirve… de muchísimo. Con control de golpes, con enorme calidad técnica y mental, competitiva, da para ganar 24 torneos del Grand Slam… y subiendo, aunque la niña negra tenga ya 35 años; pero, de nuevo la número uno del mundo y con ilusión en sus ojos, su final no se ve cerca.

Sabes también, Julia, que huyo de las comparaciones: cada época es distinta y tiene a sus campeones; y punto. En esta ocasión no voy a ser ventajista y decir que Margaret Court es más que Serena, y que ésta es más que Steffi Graf o que Martina Navratilova… o que Monica Seles, a quien un mal hombre le cortó la carrera con un cuchillo. El número de torneos del Grand Slam que ha ganado cada una es un dato muy importante, no definitivo. Gloria para todas ellas, gloria siempre al tenis… pero déjame que me salte mis propias reglas y le ponga un toque sujetivo a este debate: en mi corazón, la más grande de todas es y será siempre Serena Williams.

Un beso muy fuerte, Julia.

Author: Antonio Pais

Nacido en Zaragoza el 19 de abril de 1965; maño, aunque hijo, sobrino, nieto, bisnieto, tataranieto… de gallegos. Licenciado en Derecho, periodista deportivo desde 1989, desarrollando su labor en periódicos como El Periódico de Aragón, El Correo Gallego y Marca. Desde hace diez años compagino la información deportiva con la médica, en el periódico electrónico El Médico Interactivo. Casado con Mónica, desde octubre de 2010 somos padres de Julia.

2 Comments

  1. Celebro su vuelta al blog Sr. Pais, enhorabuena.

    Dominar el tenis femenino todos estos años tiene un mérito enorme, Serena es una fuerza de la naturaleza; es admirable su hambre de títulos a estas alturas, creo que su entrenador es un gran motivador, y su valentía está fuera de toda duda…:)

    Espero leerle pronto de nuevo, es siempre un placer.

    El Nadal del Ebro

    • Yo también celebro volver a saber de usted, Nadal del Ebro. Como usted me adelantó siempre, 2017 va a ser un año triunfal del otro Nadal, Rafa. Precisamente de él, mi idea es escribir en breve el próximo artículo: se le escapó vivito y coleando el Open de Australia por ‘culpa’ de un genio de la raqueta que además es Sir. Pero, como decía Paul Newman, “lo importante es que he vuelto”. De Serena me queda poco por decir, me parece una tenista sublime. Muchas gracias por apoyar mis artículos con sus comentarios, que creo son brillantes. No sé cómo jugará usted, pero de tenis domina, ¿eh?

      Un abrazo

Deja un comentario

Required fields are marked *.