No mentirás

| 0 comments

Querida Julia:

Caminas alegremente hacia tus cinco años y ya te vas dando cuenta de cómo funciona todo, comprendes los principios fundamentales y los valores que a tu madre y a mí nos gustaría que tuvieses. Un principio y un valor elemental, quizás el primero, es el de ser bueno, sincero y honesto, con todo lo que eso conlleva: no mentir, desde luego; pero también cuestiones como no tener miedo a decir la verdad, ni desde luego a las consecuencias que ello te pueda traer; huir de la falsedad en tus actuaciones y declaraciones; o ser una persona de verdad ante tus amigos… y desde luego también ante tus enemigos.

Muchas veces, en todo caso, un ejemplo que representa lo contrario a esos valores vale más que mil palabras. “Iker Casillas se ha ido del Real Madrid porque él así lo ha querido”, dijo esta semana Florentino Pérez, presidente del club blanco. Esa frase explica perfectamente los defectos que no me perdonaría que tuvieses, Julia: en ella se juntaron falsedad, mentira, cinismo, maldad, crueldad, desvergüenza (la frase la dijo con Iker delante), poco estilo, escaso sentido del ridículo y falta de inteligencia… que hace falta ser torpe para tratar de que cuele que un jugador que lleva en el club desde los ocho años, que nació y vive en Madrid, que tiene una mujer que también vive y trabaja en Madrid, un jugador que ahora tiene 34 años (tramo final de su carrera, por lo tanto), se quiere ir del club de su vida, así alegremente, cuando además tiene dos años más de contrato y cobra una pasta gansa. Lo mejor es que al presidente no se le movió un pelo, ni se puso colorado, cuando lanzó la frase.

Florentino Pérez es un presidente nefasto, muy dañino, para el Real Madrid: lejos de comprender los valores del club, los ha volatilizado con el paso de los años: se ha cargado, sin aspavientos, el madridismo de siempre. Después de Pirri y de Del Bosque, de Hierro y de Raúl, vienen Iker Casillas y hasta puede que Sergio Ramos. Quizás el señor Pérez, el Ser Superior del que habló una persona mediocre y pelota hasta la náusea (¡qué pena, Emilio Butragueño!), pues quizás el señor Pérez esté pensando que esto se arregla con un fichaje de 120 millones de euros y otra presentación fastuosa. Mientras tanto, en Barcelona bailan y celebran títulos: no sé a qué están esperando en la Ciudad Condal para cambiar la estatua de Cristóbal Colón por la de Florentino Pérez: ni de lejos el audaz marino hizo tanto por los barceloneses, ni desde luego los hizo tan felices, como don Florentino.

Un beso, Julia

 

Author: Antonio Pais

Nacido en Zaragoza el 19 de abril de 1965; maño, aunque hijo, sobrino, nieto, bisnieto, tataranieto… de gallegos. Licenciado en Derecho, periodista deportivo desde 1989, desarrollando su labor en periódicos como El Periódico de Aragón, El Correo Gallego y Marca. Desde hace diez años compagino la información deportiva con la médica, en el periódico electrónico El Médico Interactivo. Casado con Mónica, desde octubre de 2010 somos padres de Julia.

Deja un comentario

Required fields are marked *.