Bolardismo (II)

| 0 comments

Bolardos ochenteros

Bolardos ochenteros


Una vez un tipo de mi pueblo partió enfadado una madrugada a bordo de su tremendo tractor hacia uno de los puentes que cruza el río. En cuestión de segundos arrancó de cuajo todos los bolardos que habían instalado para incordio de todos. Nunca supe si fue porque se había golpeado con ellos, si sufrió un impacto con su coche, si iba borracho o si fue un instante de desahogo. El caso es que el señor tuvo que pagar la reposición de los mismos.

Sobre este asunto hay verdaderas joyas informativas. Aquí uno que iba ‘mamado’ con su mamá hecha cenizas. Aquí otro que se inventa un carril de acceso. Uno que, obviamente, decidió tomar el camino más complicado. Éste casi se deja medio coche.  Aquí una reflexión sobre lo que titulan, Bolardos Asesinos. En este nos presentan un modelo sostenible y uno con luces y sonido. Y aquí uno de Valladolid que es un una celebridad en la zona.

El bolardismo, ese gran invento.

En la imagen, vecinos de Santiago contemplan unos bolardos destrozados a causa de un accidente. 

Foto: Archivo ECG
Fecha: Años 80

 

Author: Marcos Basmati

Estando sentado a la derecha del padre tomó el ratón y dijo: "¡Tomad y tened todos un blog...!"

Deja un comentario

Required fields are marked *.