Canciones

| 2 Comments

Épica triunfal en Eurovisión 2011

Épica triunfal en Eurovisión 2011

La canción que nuestra paisana de O Incio Lucía Pérez presentó a Eurovisión no hacía justicia a su buena labor como cantante. Es una  artista que se lo ha currado a golpe de ‘Luar’ y de apariciones por  Galicia adelante. Tiene mucho mérito y le deseo lo mejor.

El ‘Que me quiten lo bailao’ es una de esas canciones pegadizas que  uno acaba tarareando mientras pasa la fregona o mientras se mete  bajo el agua de la ducha, aunque en el fondo detestes este tipo de  canciones huecas y llenas frases hechas.

El día que se eligió a nuestra representante, un jurado de eruditos del  asunto eurovisivo decidió que ésta debía ser la canción y no otra de  las tres que defendió la gallega en aquella gala. Yo, armado de paciencia escuché alguna de ellas y me decanté también en el  momento por esta pegadiza, me parecía muy de festival, muy del ‘pelotazo’ del verano. Lo que pasa que, claro, ya se sabe…”En esos países nuevos se votan entre ellos. Así es imposible”.

Es curioso que Croacia vote a Bosnia, Serbia a Bosnia, Armenia a Lituania y a Georgia, pero no a Azerbaiyán, y que Azerbaiyán dé  puntos a Rusia, que no a Armenia. Por el medio están los suecos con sus otros colegas escandinavos de Finlandia y Noruega. Que de vez en cuando logran ganar algún festival porque como son majos, muy guapos y parecen gente seria, es una opción de voto útil. Algo que cuando uno tiene dudas es lo que suele hacer, aunque sea una supina tontería. Tomen nota para el 22M. Pero a lo que iba, que me enrollo como el papel higiénico… Para mí una canción es un acto de expresión creativa, de expresión de emociones. Las canciones nacen, no se hacen y luego desaparecen, no es como lo del insecticida de las cucarachas. El tipo/inventor/tipa/inventora que hace esta canción no la crea por inspiración creativa, la fabrica bajo los estándares de estribillo pegadizo, letra sencilla, ritmo bailable. Porque tiene que presentar algo que pueda ser creíble a ojos de las masas de televidentes que no ven más allá de los cuatro ‘petardos’ que les venden algunas radiofórmulas. Así es imposible defender una canción. Nadie cree en ella porque no llega al fondo del asunto, al fondo del espíritu, vamos, porque para eso, creo yo, existen las canciones.

Pero bueno, no quería cerrar este post sin reconocer la belleza y luminosidad del tema ganador de este año. Me encanta esta canción. Me parece una de esos temas esas canciones que pasan al sector de inolvidables de nuestro cerebro musical. Al menos del mío, que tiene unas cuantas guardadas en la carpeta de ‘temazos’.

En la imagen, la alegría de Eldar Kasimov y Nigyar Djamal y su coro tras ganar el Festival de la canción de Eurovisión 2011 para Azerbaiyán.

Foto: Rolf Vennebernd
Fecha: 14/05/2011

Author: Marcos Basmati

Estando sentado a la derecha del padre tomó el ratón y dijo: "¡Tomad y tened todos un blog...!"

2 Comments

Deja un comentario

Required fields are marked *.