29/07/2017
por Marcos Basmati
0 comentarios

Zinedine

La ‘leyenda’

El futbolista Zinedine Zidane lo tenía todo: fuerza física, técnica, clase, regate, velocidad, golpeo, precisión, gol, intensidad defensiva, iba muy bien de cabeza, gran pasador, posicionamiento, lideraba, era sacrificado, tenía un carácter dominante y honesto. ¡TODO! Decidió retirarse de eso del fútbol con una edad que aún le permitía seguir dándole pataditas a la bola. Nos dejó imborrables momentos deportivos. El último gran partido que jugó fue la final de la Copa del Mundo de Alemania, en 2006. El mago francés terminó expulsado tras un famoso cabezazo a un innombrable defensa italiano que hizo lo que mejor sabía, provocar y hacer trampas.

En un momento de la prórroga de aquel encuentro, este genio se llevó a su espalda toda la responsabilidad del ataque francés. De lo poco que se jugó aquel día, hubo una oportunidad determinante para este galo en un remate de cabeza franco, a unos 8 metros de la portería. Golpeó con gran energía, en un eléctrico giro de cabeza. El gol se cantaba, pero, lamentablemente, apareció un tal Buffon para hacer la parada de su vida. Me dio mucha rabia que no hubiese marcado ese gol que hubiese dado a Francia su segundo título mundial.

Cuando veo a este genio sentado en los banquillos, me acuerdo de aquella jugada y de sus innumerables momentos de gloria futbolística.

Siempre digo que Zinedine Zidane fue el mejor jugador de fútbol que he visto sobre la faz de la tierra.

En la imagen, Zinedine Zidane regatea con el balon a un joven jugador bengali durante un partido amistoso organizado en su honor en Mojlishpur, Gazipur, a 35 kilómetros de la capital Dacca, Bangladesh.

Fecha: 7/11/2006
Foto: ABIR ABDULLAH

Una sobre la inmortalidad.

20/07/2017
por Marcos Basmati
0 comentarios

Féretros

La caja

“A los muertos no les importa cómo son sus funerales. Las exequias suntuosas sirven para satisfacer la vanidad de los vivos”. Eurípides (480 a.C – 406 a.C)

 

Recuerdo una foto de Marta Sánchez en Interviú, en pelotas, y la radio sonando. Máquinas y resinas de maderas por todas partes. Gente clavando puntas, midiendo, aquí y allí. Listones de madera, perfilados, olor a pintura y barniz, mascarillas. También el almacén y las zonas de tapizado y de exposición. No sé si alguna vez han visto ustedes una fábrica de ataúdes. Básicamente es esto, una gran carpintería. De mis visitas La Industrial, como así se llamaba, me viene cierta tendencia un tanto morbosa por analizar el tipo de ataúd que pasa por delante de mis ojos. Y de lo que tenga que ver con eso del último adiós. Haber conocido a gente que vive la muerte día a día por su trabajo me ha aportado un sentido menos trágico al asunto. Por ejemplo, me río mucho con la póliza de seguros de deceso de mi padre, que paga religiosamente desde que tenía 18 años (o menos). ¡El que le hizo el seguro aún debe estar cobrando la comisión! Hace unos años estuvo tratando de localizar la referencias de su póliza en una llamada de teléfono a la aseguradora de lo más surrealista. Creo que el día que se nos vaya nos vamos a encontrar en su mesilla con todo preparado, con instrucciones del tipo: “en caso de fallecimiento llamas aquí y aquí, recuerda que este el número de póliza…”

Me entretienen las esquelas extrañas y los carteles y anuncios de funerarias. No sé si se han fijado ustedes alguna vez apocalípticos nombres que suelen utilizar (Apóstol, Arcángeles, Génesis, Pompas Fúnebres, San Mateo, San Gabriel… ¡será por santos y deidades!) Otros le ponen el apellido familiar, algo poco recomendable. Todo el mundo en el pueblo te asociará al señor de los ataúdes y que “anda con muertos”. Por, cierto, para muertos curiosos, este y este...

En la imagen, el féretro con los restos mortales de Miguel Blesa, llama la atención la sobriedad del mismo.

Fecha: 20/7/2017
Foto: Salas

 

 

 

19/07/2017
por Marcos Basmati
0 comentarios

Blesa: Historia Triste

‘Tanatorio’

Cantan Eskorbuto en ‘Historia Triste’

“Una mañana muy temprano
de tus sueños despertarás
no lo sabrás, ese es tu día
vas a morir”

Hoy, el señor Miguel Blesa se ha despertado muy temprano, ha llenado su estómago con un buen desayuno y se ha ido a buscar las armas al coche para ir a cazar, su gran virtud. No se sabe aún cómo, ha aparecido junto al vehículo con un tiro en el pecho. Dicen que se ha suicidado, otros, que ha sido un accidente.

Yo, desde luego, no habría madrugado para matarme.

“Oohhhh, historia triste
Oohhhh, historia histórica
Oohhhh, historia final
Oohhhh …
Historia final.”

Cantan Eskorbuto. Unos visionarios.

En la imagen, lo que queda de Blesa es trasladado al Instituto de Medicina Legal en el Tanatorio de la Fuensanta de Córdoba.

Foto: Efe/Salas
Fecha: 19/7/2017 

13/07/2017
por Marcos Basmati
0 comentarios

Pensamiento animal

El gato de Theresa May


Dice Teo, el gato de Oroso que comparte su vida con mi compi de trabajo, que su gran virtud como minino es lo del pensamiento animal. Le he preguntado que qué maullido era ese. Y me ha dicho que pensar en el hoy, el ahora, ¡el ya!. “¿No te fijas que las palomas siempre están felices, volando por ahí, tocando lo cojones y buscándose la vida sin ningún tipo de preocupación? No piensan si tuvieron padres, si las abandonaron, si alguna compañera le hizo o no una faena. Si cobrarán su salario, si tendrán para comer mañana. Van día a día, posándose allí en donde les obtengan algo para tragar. Pues así es como hay que vivir la existencia”, me concluyó. “Sí, sobre todo cuando te tocan los cojones”, pensé.

Teo es un poco filósofo.

En la imagen, el gato de la primera ministra británica, Theresa May, permanece en la puerta del número 10 de Downing Street, donde hoy el rey Felipe y May han almorzado en la segunda jornada de la visita oficial de los Reyes de España al Reino Unido.

Foto: Ballesteros
Fecha: 13/7/2017

Pues venga, una canción animal.

 

 

30/06/2017
por Marcos Basmati
1 Comentario

Zed

Subvenciones multimedia

Es increíble lo de este país. En esta empresa, presuntamente, cobraron una millonada en subvenciones y no hicieron nada: sólo aparentar. Proyectos y más proyectos a cambio de subvenciones. Cuando les vino una inspección, sólo una vez en su existencia, sabían de antemano que iban a ir a visitarlos. Este es el modelo empresarial de este país. Lo de trabajar es otra cosa. Como dicen los de Podemos: ¡Qué vergüenza!

Y mientras tanto, los emprendedores sin un duro peleando por 20 mil euros que le permitan empezar.

En la imagen, captura de imagen de uno de los productos que catapultó a esta compañía. 

Foto: Zed.com
Fecha: 30/6/2017

Un temazo de Leon Benavente.

 

 

 

29/06/2017
por Marcos Basmati
0 comentarios

Ni siquiera Rock and Roll

Sólo faltó el Bacardi


Si hay algo que caracteriza a mi generación, la de los que nacimos con la democracia, es que todos hemos sido víctimas de una clase empresarial que no ha dudado en pasar por encima de las leyes para contribuir a un sistema infectado por la corrupción, la mediocridad y el dinero fácil que poníamos los contribuyentes. Todo, gracias a gobiernos infames y el descreimiento general.

Cuarenta años después, todo el esfuerzo de nuestros padres, todo lo que nos enseñaron sobre el trabajo y el esfuerzo. Todo ese rollo de un futuro mejor, todo, se derrumba al paso de toda una calaña de inútiles que se han dedicado a llenarse los bolsillos entre fiestas, comilonas, putas y ni siquiera Rock and Roll.  

¿Qué hemos hecho para merecer esto? 

En la imagen, la Cortes Generales reunidas en sesión solemne con motivo de la celebración de los 40 años de Democracia en España. De ellos, de esta panda, depende el futuro de los pocos hijos de esta generación perdida.

Foto: Sergio Barrenechea
Fecha: 28/6/2017

Una de Luis Brea.

 

28/06/2017
por Marcos Basmati
0 comentarios

‘Cojo’ Manteca

¡A las barricadas!

‘Cojo’ Manteca era un punky, un mendigo, un anarquista de los 80. Un tipo que se hizo famoso por casualidad. Un día tuvo un arrebato de ira al salir del metro y quedó inmortalizado en esta imagen. Aparece él en su integridad, sin su pierna, con las muletas y la chupa de cuero. Rompe el cartel de la entrada a la boca del Banco de España en Madrid. La estampa es de leyenda, corría el año 1987. Aquel día estaba en la manifestación de estudiantes por pura causalidad. Los medios de la época hicieron el resto.

Me llama la atención lo mucho que han pasado los años y lo poco que han variado los protagonistas de esta llamada ‘sociedad avanzada’. El Banco de España sigue siendo lo que es, el policía que duerme a pierna suelta mientras todo arde a su alrededor. El estudiante, el mismo que cree que el futuro que viene será mejor. Y el anarquista, el gran olvidado, sigue ahí, esperando la casualidad. Sólo que ya no le quedan carteles que romper.

En una entrevista con Jesús Quintero en TVE, el ‘Cojo’ dice algo, que viniendo de un personaje tan apaleado, me suena majestuoso. “A mi mola vivir. Lo que más aprecio es la vida. Yo lo que quiero es vivir”.

Jon Manteca murió en un hospital de Orihuela en 1996.  Tenía 29 años.

Foto: elpais
Fecha: Año 1987

Biznaga. Estos tipos son muy muy grandes.

22/06/2017
por Marcos Basmati
0 comentarios

El Celso

Mudanzas obligadas ¡no!

El Padre Celso era y es un señor cura, bajito con una cabeza de gran tamaño, al menos a ojos de mis ex compañeros del colegio PP Escolapios de Monforte. En aquellos tiempos (mitad de los 80) lo llamaban ‘El Cabezón’, además decían que este hombre había nacido en Cabezón de la Sal. Coincidencia un tanto curiosa que sirve para darle cierta legitimidad  a este apodo. Yo le llamaba ‘El Celso’. Era un excelente profesor de matemáticas. Mantenía el orden gracias a una buena dosis de energía y algunos gritos que sonaban como venidos de una cueva. Todos sus pupilos lo recordamos por la salidas a la pizarra a hacer el ejercicio que tocaba. Para elegir al sujeto metía la mano en una bolsita y sacaba el número del alumno. Ese momento  de la mano en el saco era de gran tensión para muchos que no teníamos ni la más remota idea. Así que cuando se acercaba la hora de término de la clase te sentías aliviado. ¡Un día más sin salir a solucionar aquel petate de tiza! En una ocasión tras varias semanas trabajando los números divisibles mi bolita salió para joder mi discreta existencia. No tenía ni idea del problema que me planteaban. Aquel día el azar me puso ante la dura realidad: “eres un vago y tienes que trabajar más duro”. Rápidamente informó a mis padres de mis escasas dotes para las matemáticas. Me metieron en ‘La Orosita’ y ahí aprendí algo y, también, que lo de las mates no era lo mío.

Al Padre Celso se le solía ver todos los fines de semana como espectador de los partidos del Calasancio, el equipo del cole. Ya no se le volverá a ver por allí porque la mentes pensantes de la jerarquía eclesiástica han decidido que tenga un nuevo y definitivo destino. El hombre ya supera los 80 años pero está en buen estado de salud. Nos entristece a muchos que no pueda permanecer para siempre en el que fue su hogar durante tantos años.

Siempre nos quedará el recuerdo de aquella bolsita. Y a mí el de los números divisibles.

Foto: Angar
Fecha: 21/6/2017

En la imagen, un grupo de vecinos de Monforte en una concentración para pedir que los religiosos Escolapios permanezcan en el colegio al que han estado vinculados gran parte de su vida.

Marchando un clásico artificial de Enigma.