10/02/2017
por Marcos Basmati
0 comentarios

Palabras feas

Canastas

Canastas


Frases célebres de C. (seis anos)

Na casa, despois de vir de ballet.

“Mira papi. As bonecas fan moi ben o espagat”. Demostración ‘in situ’ cunha das súas.

No baloncesto, vendo a Obradoiro.

“Papi, deixa de dicir palabras feas porque os xogadores fan o que poden”.

No coche, a voltas coa música.

“Papi, por favor, pon a 28”.

Pois veña. Aí vai.

Na imaxe, partido de baloncesto entre Obraoiro e Manresa.

Foto: F.Blanco
Fecha: 4/2/2017

A 28.

26/01/2017
por Marcos Basmati
0 comentarios

Guarderías

Obra de César Coll

En una de mis habituales visitas a la guardería municipal pregunto a una responsable por los baremos que establecen el pago de cuotas. No deja de sorprenderme que, siendo un servicio público, mi pequeña familia tenga que desembolsar unos 179 euros al mes por  jornadas completas. Me explican que hay una fórmula, el bruto renta anual del pasado año (de la pareja), dividido por tal y por tantos meses. En definitiva, que nos consideran algo así como clase media-alta. Me siento un auténtico privilegiado por tal honor… A la administración no le incumben ni le importan la razones del estado actual de secano de mi cuenta bancaria. La situación laboral y personal puede variar de un momento a otro. ¡2015 fue hace mucho! Cambian los ingresos, las circunstancias personales y laborales. Hay una rigidez excesiva en el sistema que no hace más que generar injusticia, desigualdad y personas frustradas y cabreadas.

Lo siento si ofendo, pero nunca he comprendido cómo es posible que se obtengan más derechos de acceso a estos servicios por el hecho de estar en paro. Concibo estos espacios como centros de recogida y atención de hijos de personas que necesitan conciliar. Además, me cuentan que es muy habitual en Compostela que los niños vivan en otro ayuntamiento, pero que estén empadronados en la casa del tío o de los abuelos en Santiago. Es más fácil asegurarse las plazas. Y menos mal que ya se ha ido desterrando esa práctica de los enchufados. Te puedes encontrar con una pareja con los dos trabajando, con salarios de mileuristas, con tres hijos, y  que tienen que llevar al más pequeño a una guardería privada porque en la pública de su barrio no hay plaza. Lo de familia numerosa les sirve de poco.

¡Qué alguien tome nota!… ¡Y haga algo!

En la imagen, magnífico ejemplar de guardería pública, conocida oficialmente como Escola Infantil en Santiago. La obra es del arquitecto César Coll.

Foto: FB César Coll
Fecha: Desconocida

Un temazo histórico. 

18/01/2017
por Marcos Basmati
0 comentarios

Saqueo

Del revés.

Del revés.

Las sociedad ha mutado tanto que el esquema socioeconómico que me vio crecer, sencillamente, ya no existe. Yo vi en mis padres a personas que eran capaces de trabajar y progresar desde la humildad de un trabajo digno. La democracia y aquello que llamaron Europa nos trajo progreso e ilusión. Las cosas marcharon bien durante una larga temporada. Pudieron darle educación a sus hijos y que pudiesen crecer en base a unos principios que tenían mucho que ver con el esfuerzo y el compromiso. Hoy ya nada de eso importa. Ni siquiera con eso basta. Nos lo han quitado todo. Por no tener no tenemos ni cultura, ni deporte, ni nada a lo que aferrarse. El ser humano ha pasado a ser un mero objeto de consumo, sin derecho a réplica. Lo digital lo invade todo y sólo nos llena el poseer. Me imagino un mundo sin dedos pulgares, sin ofertas, sin mensajes invisibles volando de aparato en aparato. Hasta eso tan humano que es la comunicación de la palabra nos lo ha quitado esta crisis del saqueo. Me aterra imaginar el futuro que tendrán mis hijos.

En la imagen, un extraño murciélago albino mira el mundo del revés.

Foto: EFE/Mount Odae National Park Office

Fecha: 9/1/2017

Una de Reina Republicana.

14/01/2017
por Marcos Basmati
0 comentarios

Villarreal

Entre la niebla...

Entre la niebla…

Horas y días después del trágico suceso del Yak-42 (26 de mayo de 2003) en el que fallecieron 62 militares españoles que regresaban de servir a su país en Afganistán, ocurrieron esos hechos que todos conocemos del traslado de la ‘carne a granel’. También vino la polémica, las denuncias, el silencio y, obviamente, ese deporte nacional que es tapar las vergüenzas de los inútiles de turno. Entre ellos estaba el ministro Trillo, de aquellas en la cartera de Defensa. Luego, hasta lo hicieron embajador en Reino Unido y, próximamente, sino lo remedia alguna mente preclara, volverá a ese cementerio de elefantes que es el Consejo de Estado. Lo normal en este país.

Tras el accidente, las familias entraron dentro de esa ‘clase social’ típicamente española de ‘víctimas de’, que se caracteriza por; el maltrato sistemático a cargo de esa casta política que todo lo resume en frases ambiguas e insensibles; por el olvido; el vagar constante por los juzgados abriendo puerta tras puerta y; por esa tendencia nacional a hacer de la víctima ¡el culpable!

Muy lejos de todo esto estaba un equipo de fútbol, el Villarreal CF. El 15 de octubre de 2003 viajaba a Trebisonda, el lugar del accidente, para disputar un partido ante el Trabzonspor turco. El padre de un sargento fallecido se acercó con la humilde petición de un sencillo homenaje con brazaletes negros durante el partido. El club no sólo aceptó la iniciativa, sino que invitó a gastos pagos a viajar con ellos a un grupo de familiares para que pudiesen rendirle un homenaje póstumo. Se llevaron 62 rosas blancas que lanzaron sobre aquella maldita montaña en donde finalizó su viaje el avión. La misma que visitó el tal Trillo cuando fue a ver cómo iba lo de “la carne”.

Muy grande el Villarreal.

En la imagen, Trillo y un grupo de gente en el lugar de los hechos.

 

 

Una de The Race Against de Machine.

 

11/12/2016
por Marcos Basmati
0 comentarios

Pollos

Una pecadora, un pollo y un 'Pollo'.

Una pecadora, un pollo y un ‘Pollo’.

Camino por un no lugar, un centro comercial. Al pasar delante de la hamburguesería aparece un cartel con el menú de ‘La Patrulla Canina’. Luego miro a un establecimiento de bocadillos y veo el rótulo de un pollo con las alas abiertas dibujado sobre una banda con la expresión: “pollo campero”. La visión me sumerge en reflexiones. El bicho sonríe con enorme ánimo. Te dan ganas de hacerte colega de él. Mientras lo diviso, me imagino en los pobres pollos que van a perder su cabeza para formar parte de un bocadillo. Veo cientos de bocados en miles de personas, cada cuál más extraña. El surrealismo me invade.

Paso delante de un establecimiento de venta de seguros. El cartel muestra a una pareja en una estancia blanca, sin sombras, de fondo hay una ventana por la que entra, pletórica, la luz de la mañana. Él es guapo, con canas y alguna arruga “gereniana”. Ella también, viste de rojo. Parece una mujer hecha a sí misma, independiente, libre y absolutamente feliz. En medio de la mesa hay un pequeño jarrón con una flor. Ambos sonríen. La escena recrea el animoso mundo de la paz del hogar. Me da por reflexionar. “¿Quién os habrá preparado el desayuno? ¿Os hacéis vuestras propias camas? ¿Dónde están vuestro hijos? ¿En qué trabajáis?”

Me acerco a mi buzón. Dentro aparecen dos folletos publicitarios. Te invitan ahorrar hasta un 25% en un tarifa telefónica (durante seis meses). El otro te regala un móvil (eso escriben). Subo las escaleras acordándome de aquella compañía con la que tuve que pelear un año para que me devolviesen el atraco de 120 euros. Arrugo los papeles mientras pienso en los árboles que han dejado de existir para imprimir semejante porquería publicitaria.

El mundo también se escribe en formas publicitarias. No se lo crea todo. Por favor, piense en la vida misma, en que nadie regala llamadas gratis. Y, si puede, en los pollos y sus semejantes.   

En la imagen, un judío ultraortodoxo pasa un pollo por la cabeza de su mujer durante una tradición conocida como las ‘kaparot’, en la que sacrifican pollos y gallinas para expiar los pecados en Jerusalén, Israel. Un día antes de la celebración del Yom Kipur (Día del Perdón), la festividad más sagrada del calendario hebreo en la que los creyentes piden perdón a dios por sus ofensas y que les inscriba en el libro de la vida.

Fotos: EFE/Atef Safadi
Fecha: 10/10/2016

Pumuky. 

27/11/2016
por Marcos Basmati
0 comentarios

Obradoiro

La pasión según Obradoiro
Hace unas semanas estuve en el Pabellón de Sar viendo jugar a Obradoiro frente a Valencia. Me senté en mi localidad, y claro, junto al espectáculo de los ‘gladiadores deportivos’ hay otro en las gradas. Encuentras gente que lo da todo y otra que está feliz viendo baloncesto. Pero lo que más divierte es escuchar al personal. Un par de filas más arriba había dos tipos que me recordaron a esos comentaristas de la tele que ‘todolosaben’ y ‘todolocomentan’. “Pero cómo pones ahora a ese de cinco”. “Pero que malo es este tío”. “No cerramos un rebote ni de coña. Mete a un equipo muy bajo”. “Ya estamos con la manía de mover el banquillo más de los debido”. “Siempre sienta demasiado a tal… ” “Estos tres siempre nos la lían, ¡que malos sois! (por los árbitros)”. “A qué viene ahora ese tiempo muerto”. Todo esto como una mosca cojonera, todo el puñetero partido.

Un auténtico pozo de sabiduría. Yo he debido perderme algo de cromos o una lección en el colegio porque no entendía nada.

¡Menuda chapa!


En la imagen, el pabellón de Sar, repleto durante el encuentro de Obradoiro ante Valencia Basket.

Foto: A.Hernández

Fecha: 23/10/2016

Les dejo con esta, me la pasó un colega hace unos días. Tiene su puntito. Un poco empalagosa.

16/11/2016
por Marcos Basmati
0 comentarios

Bolardismo (II)

Bolardos ochenteros

Bolardos ochenteros


Una vez un tipo de mi pueblo partió enfadado una madrugada a bordo de su tremendo tractor hacia uno de los puentes que cruza el río. En cuestión de segundos arrancó de cuajo todos los bolardos que habían instalado para incordio de todos. Nunca supe si fue porque se había golpeado con ellos, si sufrió un impacto con su coche, si iba borracho o si fue un instante de desahogo. El caso es que el señor tuvo que pagar la reposición de los mismos.

Sobre este asunto hay verdaderas joyas informativas. Aquí uno que iba ‘mamado’ con su mamá hecha cenizas. Aquí otro que se inventa un carril de acceso. Uno que, obviamente, decidió tomar el camino más complicado. Éste casi se deja medio coche.  Aquí una reflexión sobre lo que titulan, Bolardos Asesinos. En este nos presentan un modelo sostenible y uno con luces y sonido. Y aquí uno de Valladolid que es un una celebridad en la zona.

El bolardismo, ese gran invento.

En la imagen, vecinos de Santiago contemplan unos bolardos destrozados a causa de un accidente. 

Foto: Archivo ECG
Fecha: Años 80

 

14/11/2016
por Marcos Basmati
0 comentarios

Palitos

La infancia

La infancia

Mi pequeña C. está en pleno aprendizaje de leer y escribir. Me sorprende gratamente su interés por ‘atacarle’ a todo lo que se asemeja a letras. Me explica su forma asociándolas con curvas, con lenguas, con palitos. Tiene un razonamiento lógico para todas. Imagino que esta es una forma habitual en todos los niños el trabajar este aprendizaje. Me resulta muy grato asomarme gracias a ella al mundo de la enseñanza, sobre todo porque uno -mea culpa- suele subestimar las capacidades de los menores. Pensamos que no se enteran de lo que ocurre pero, como se suele decir, son un libro en blanco aún por escribir. Y yo añado, que ya lleva el índice y el esquema de fábrica.

En la imagen, un niño salta a la comba al amanecer en la Ciudad de Kuwait (Kuwait)

Foto: EFE/Raed Qutena
Fecha: 14/11/2016

Cerati con uno de los temas que escribió para su hija.