Plenilunio

Escrito por Sonia Yáñez Calvo Blogger Libros de Ulises

(Texto cedido por la autora)

Vídeo Tu gitana (Interpretado por Luar na Lubre) que puede servir a modo de contexto literario.

La vida, en la mayoría de las ocasiones, está estrechamente ligada con la literatura y en este breve relato, a medio camino entre prosa y verso, se muestra ese claroscuro en el que navegamos o naufragamos, dependiendo de si los vientos nos son propicios. La única evidencia es que volveremos a Ítaca.

I
“Tu gitana que adevinhas, me lo digas pues no lo sé, si saldré desta aventura, o si nela moriré…”
La voz de Sara Vidal se mecía al ritmo de la luna llena. Servando y su hija Sonia, eran dos de las muchas personas que estaban en aquel concierto de Luar na lubre. El ritmo de la música llevaba a Servando al pasado, a su infancia. Recordaba a su abuela materna Consuelo. En noches como aquella, cuando se quedaba a dormir en su casa siendo niño, su abuela le cantaba con una voz no muy distinta a la que ahora escuchaba y le contaba historias de lobos y de la Santa Compaña. Le decía que quien se encontraba con tal compañía, no tardaría en reunirse con ella. A Servando le hubiera gustado que Sonia la hubiera conocido, pero Consuelo había dejado el mundo terrenal a los pocos meses de nacer su bisnieta.
El concierto llegaba a su fin. Los recuerdos se disipaban, mientras que la luna marcaba el tiempo y guardaba sus misterios.
II
Años después Sonia repetiría ese concierto, esta vez acompañada de su novio Pablo. Con él volvería a escuchar los versos del tradicional tema “Tu gitana”, sin saber aún lo que la vida les depararía.
“o si nela perco na vida, o si nela triunfarei…”

Y pasaron años. Y un día, después de una noche de plenilunio, llegaría al mundo un ser especial, Ulises, el primer hijo de Sonia  y Pablo.
El ciclo de la vida seguía su misterioso curso. Cuando faltaban apenas unos días para que el pequeño cumpliera los seis meses, el tiempo decidió que Ulises ya había terminado su vida terrenal y se lo llevó, dejando a sus padres en las más oscuras tinieblas.

No era la primera vez que el tiempo cambiaba el oren natural del ciclo de la vida en aquella familia. Maruja, abuela paterna de Sonia, había perdido a su hijo José años atrás. La parca había vuelto con fuerza.
Pero Maruja sabía lo que tenía que hacer. En la siguiente noche de plenilunio, Maruja se dirigía hacia del monte para invocar a la luna, diosa de la fertilidad. Camino del monte, a cierta distancia, vislumbró las inconfundibles luces de la Santa Compaña. Sabía lo que aquello significaba, pero no le impidió continuar y alcanzar la cima. Una vez allí, en un claro entre las nubes, invocó a la luna con un conjuro que había aprendido a cantar escuchando a su madre, Consuelo.

III
Al poco tiempo, Sonia encontró roto un rosario que le había regalado su abuela. Maruja se lo había regalado cuando era pequeña. Juntó sus partes y lo guardó en la caja de los recuerdos. Cuando se lo contó a su abuela, esta le sonrió sin decir nada.

Tan solo unos meses después, Maruja fallecía. Y justo en ese mismo día, Sonia y Pablo descubren que están esperando a un bebé.
El tiempo fluye. Mientras tanto, los padres esperan al plenilunio que traerá de nuevo la luz a sus vidas, esperan la llegada de su hija, Luz.

“Tu gitana que adevinhas, me lo digas pues no lo sé.”

IV

Llovía. El cielo lloraba la muerte de Pilar. Era el día de su entierro. Llevaba años de lucha. Esta vez no había ganado la batalla. Tampoco había esperado por su hija Sonia, como otras veces lo había hecho. Pero no había muerto sola, su marido Servando y su familia la habían acompañado hasta el final.
Ahora podía descansar en aquel lugar bañado por una luz blanca, donde nada le dolía, todo era paz. Así era como hacía años Pilar le había contado a su hija su experiencia cercana a la muerte. Sí, quizá estaba allí, y quizá estaba con su nieto, ¿quién sabe?

Al día siguiente, en luna creciente, su nieta Luz cumplía su primer año de vida.

La vida fluye en su ciclo eterno como este relato, sin fin…

En recuerdo a los que ya no están.

2 Responses to Plenilunio

  1. Sonia Yáñez dice:

    Gracias Arantxa por publcar mi relato

    • Arantxa Serantes dice:

      Encantada!!! Además tiene mucho sentimiento y es una clara demostración de que la vida está estrechamente ligada a la literatura. Gracias por venir a visitarme a este pequeño rincón a duermevela ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *