El transmedia en el EPDLab

El panorama educativo está cambiando…y mucho. Y es que los profes han de estar a la vanguardia y hacerse eco de que el aprendizaje nunca acaba, por muchas competencias que se tengan. La semana pasada estuve especializándome en el ámbito del transmedia. Estoy segura de que los lectores habrán oído hablar de ello, aunque no hay muchos proyectos que hayan trascendido fuera de un contexto académico. Tal vez EPDLab y Agareso sean un ejemplo de buenas prácticas, porque su compromiso formativo va más allá y porque su saber hacer práctico los hace versátiles y muy creativos.

El objetivo de la alfabetización en transmedia implica entender cómo los jóvenes niños y niñas ponen en valor sus habilidades. La construcción de las competencias culturales y sociales siempre han de ser el epicentro. Una vez que las estrategias de aprendizaje informales y prácticas se identifican son aplicadas por los jóvenes fuera de las instituciones en las que el equipo  es lo que cuenta, ya que deben colaborar y compartir las experiencias a la vez que las transmiten con los medios digitales a su alcance: apps, blogs, software, visualizaciones…

El enfoque etnográfico ha demostrado ser una metodología fiable y bien establecida  en la educación digital y los nuevos medios de comunicación. Etnografía, como una metodología cualitativa , que se basa en el reconocimiento de la perspectiva del actor y en la capacidad de la comunidad para comprender los valores, dichos y hechos que nos sumergen en el mundo cultural del actor/es.

Como proyecto educativo, el transmedia supone:

  • Contribuir a una mejor comprensión de cómo los jóvenes están consumiendo, produciendo, compartiendo, creando y aprendiendo en entornos digitales.
  • Van más allá de la identificación de habilidades / estrategias y el material pedagógico que se genera es reproducible por cualquier profesor para descargar, adaptar y aplicar en el aula.
  • Es un conocimiento transdisciplinar en el que los diferentes departamentos pueden ( y deberían) implicarse.

El que estos conocimientos aún no tengan lugar en la universidad, ni siquiera en lo que respecta a la formación del profesorado, dice mucho de la salud de nuestro sistema. Por lo que a mí respecta, la experiencia que he vivido en la escuela Unitaria es única y desde luego, repetiría, porque la praxis se echa de menos y más aún, el trabajo en equipo. Os invito a que consultéis la web y veáis algunas de las experiencias y los resultados obtenidos. Creo que hablan por sí solos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *